SEÑOR CABEZA DE PASTO

CABEZA DE PASTO

Para hacer el Señor Cabeza de Pasto, necesitaremos una vieja media de nylon en desuso. Utilizaremos la parte de la pierna para lograr el efecto deseado, ya que la puntera posee una costura que será poco estética. Recortaremos la zona del muslo de la media en desuso, y la abriremos a lo largo para obtener una plancha recta. Luego, la estiraremos en la mesa y prepararemos un recipiente profundo, como una taza o un bol profundo y relativamente pequeño.

Con la media estirada sobre una superficie plana, al centro de este rectángulo de media espolvorearemos un poco de tierra preparada (o bien de tierra lista, que podemos comprar por bolsas pequeñas en tiendas generales o en viveros y floristerías). Debe ser muy poca tierra, menos de medio centímetro de espesor.

Luego, espolvorearemos sobre esta tierra semillas de alpiste o de césped, de modo tal que las hojas nacientes logren asomarse por entre el tejido fino del material de base. A continuación, colocaremos sobre las semillas una buena cantidad de tierra preparada. En este momento, con cuidado, iremos cerrando la media en forma de pelota u óvalo, ayudándonos con la taza para que conserve esta forma.

Una vez que hayamos obtenido un tamaño que nos parezca adecuado, cerraremos la media para que mantenga una forma de pelota, ayudándonos con aguja e hilo. Luego, retiraremos el óvalo de la taza, y dejaremos esta costura hacia abajo.

Para completar el rostro o la forma de nuestro Loco Lope, utilizaremos nuestra imaginación. Por ejemplo, podemos crear un soporte con una lata de aluminio, plástico o con algún recipiente adecuado, impermeable, el cual podemos decorar con telas, masilla para modelar, porcelana fría u otro. Esto dará buen soporte al trabajo.

Para hacer el Señor Cabeza de Pasto, necesitaremos una vieja media de nylon en desuso. Utilizaremos la parte de la pierna para lograr el efecto deseado, ya que la puntera posee una costura que será poco estética. Recortaremos la zona del muslo de la media en desuso, y la abriremos a lo largo para obtener una plancha recta. Luego, la estiraremos en la mesa y prepararemos un recipiente profundo, como una taza o un bol profundo y relativamente pequeño.

Con la media estirada sobre una superficie plana, al centro de este rectángulo de media espolvorearemos un poco de tierra preparada (o bien de tierra lista, que podemos comprar por bolsas pequeñas en tiendas generales o en viveros y floristerías). Debe ser muy poca tierra, menos de medio centímetro de espesor.

Luego, espolvorearemos sobre esta tierra semillas de alpiste o de césped, de modo tal que las hojas nacientes logren asomarse por entre el tejido fino del material de base. A continuación, colocaremos sobre las semillas una buena cantidad de tierra preparada. En este momento, con cuidado, iremos cerrando la media en forma de pelota u óvalo, ayudándonos con la taza para que conserve esta forma.

Una vez que hayamos obtenido un tamaño que nos parezca adecuado, cerraremos la media para que mantenga una forma de pelota, ayudándonos con aguja e hilo. Luego, retiraremos el óvalo de la taza, y dejaremos esta costura hacia abajo.

Para completar el rostro o la forma de nuestro Loco Lope, utilizaremos nuestra imaginación. Por ejemplo, podemos crear un soporte con una lata de aluminio, plástico o con algún recipiente adecuado, impermeable, el cual podemos decorar con telas, masilla para modelar, porcelana fría u otro. Esto dará buen soporte al trabajo.

También podemos colocar un par de divertidos ojos plásticos con adhesivo universal, y añadirle orejas, bocas y narices, también bigotes y barbas, de diferentes formas y tamaños, los cuales montaremos sobre pinches o alfileres.

Sólo resta regalar este objeto, instruyendo al agasajado a colocarle agua de manera adecuada, ya sea rociándolo o colocando el líquido sobre la base. En pocos días, el muñeco irá germinando y su pelo verde irá creciendo.