El camino de la libertad

El camino de la libertad

freedom

Por: Alejandro Santos Repetto

La libertad adquiere sentido en los momentos de decisión y cambio, cuando existe la necesidad de asumirla. Un individuo sin libertad vive pero no existe. Asimismo, un individuo sin conciencia no es libre, pero quien es libre escapa a sus propias limitantes.

El hombre y la mujer se hacen a sí mismos, sus vidas van por un camino que puede cambiar ya que lo que lleguen a ser dependerá de ellos mismos, de sus propias decisiones. Ambos se hacen, se construyen, proyectan sus propias metas y se esfuerzan por alcanzarlas.

Por otra parte, reconocen que todas las metas tienen obstáculos, pero depende de cada uno creer que son trabas superables en el ejercicio de la libertad, o bien obstáculos imposibles de salvar. Los obstáculos aparecen en las metas que son incompatibles con el ideal que se ha proyectado, cuya importancia uno mismo ha elegido darle.

Si recorro este camino es porque he elegido enfrentarme con obstáculos imposibles de superar. Quiere decir que cuando elijo, estoy eligiendo la meta y también los obstáculos. Con el sentimiento del amor ocurre lo mismo: si elijo una relación llena de piedras y espinas también estoy eligiendo la dificultad de superarlas.

El filósofo francés Jean Paul Sartre propone un sencillo ejemplo al respecto. Si usted desea veranear en la Costa Azul, pero carece del dinero necesario, éste será un obstáculo insalvable sólo por el hecho de haber elegido ese lugar para veranear. Si decide, en cambio, ir a La Habana, que es mucho más cerca, su dinero le alcanzará, por lo tanto, no existe ningún obstáculo.

El ideal de un hombre y de una mujer se puede ver en sus acciones. El haber sido vencidos por una pasión o por una emoción como el miedo, es un modo de elegir, una forma hasta cierto punto irreflexiva de reaccionar frente a determinados estímulos.

Nuestro ideal efectivo puede ser distinto al que nombramos “nuestro ideal”, pero éste se da a conocer de manera clara con nuestras acciones. Nuestro proyecto puede cambiar pero requiere de algún sacrificio, si no se da ese sacrificio nuestras acciones revelarán el verdadero proyecto original.

Lo mismo se puede decir sobre la influencia del entorno. Es nuestra conciencia individual la que le da el sentido; para algunos, puede ser una oportunidad; para otros, una amenaza. En otras palabras, aunque no podamos cambiar nuestro entorno por alguna razón o no podamos alejarnos de él, podemos elegir cambiar la forma de verlo.

Somos libertad por el hecho de estar conscientes de nuestros actos, como también podemos elegir engañarnos a nosotros mismos adoptando cadenas y cargando nuestra responsabilidad a algo ajeno a nosotros: herencia, formación, ambiente. Pero ello también lo elegimos.