6 formas de mantenerse fresco sin prender el aire acondicionado

6 formas de mantenerse fresco sin prender el aire acondicionado

¿Por qué siempre optar por prender el aire acondicionado, teniendo la posibilidad de permanecer frescos con alternativas fáciles y ecológicas al alcance de tu mano?

1. Cerrar las ventanas

Puede parecer contradictorio, pero en los días calurosos de verano, abrir las ventanas a menudo hacen su hogar más cálido, no frío. Abra las ventanas sólo en la noche cuando el aire exterior está más frío que el interior, y cúbralas con persianas y cortinas, antes de que el sol llegue a su casa por la mañana. Es una buena opción, abrir las ventanas de par en par, especialmente las orientadas a los vientos predominantes para que pueda tomar ventaja de la ventilación cruzada. Esto permitirá que el aire fresco nocturno circule y evite que una buena parte del calor del sol acumulado, llegue dentro.

2. Opte por comidas frescas

Así como cuando se toma un cóctel o bebida fría se refresca el cuerpo, optando por comida fresca se ayuda a mantener la temperatura interna e niveles bajos durante un día caluroso. Pruebe con una sencilla ensalada de sandía, por ejemplo.

3. Apagar las luces

Mientras la iluminación moderna, como las bombillas fluorescentes compactas y LED son más eficientes, las bombillas incandescentes pueden producir tanto calor como gasto de energía. Siempre es una buena idea apagar las luces para ahorrar energía, y en los días calurosos de verano, pueden ayudar a regular la temperatura de la habitación. Lo mismo ocurre con muchos productos electrónicos, así que considere desconectar cualquier dispositivo que no sea necesario, ya que incluso en el modo de espera, muchos productos electrónicos permanecen calientes.

4. Tome una ducha fría o vaya a nadar

Puede sonar obvio, pero vale la pena decir: Si usted tiene calor, enfríe la temperatura del cuerpo, sumergiéndose en agua fría. Puedes también utilizar agua y cubitos de hielo para mantener sus muñecas frescas, puesto que los vasos sanguíneos están cerca de la piel allí, y  se sentirá más fresco, aplicando frío directamente a la sangre.

5. Plantar árboles estratégicamente

Su casa se ​​calienta porque el sol cae a plomo implacablemente en los días calurosos de verano. Deje que la naturaleza ayude a reducir sus facturas de energía mediante la plantación de árboles de hoja caduca en los lados este y oeste de su casa. En el verano, sus anchas hojas darán sombra a su casa, mientras que en el invierno, las ramas desnudas dejarán que el calor del sol llegue a sus paredes. Ten en cuenta también la plantación de árboles o arbustos para dar sombra a las zonas de alta temperatura. Además, estar sentado bajo un árbol de sombra en un día caluroso de verano no es una mala manera de pasar el tiempo.

6. Instale toldos

Así como las persianas y los árboles trabajan para proteger su hogar de los rayos solares, los toldos pueden ayudarle a ahorrar dinero en las facturas de energía al reducir el calor que su casa absorbe. Esta es una opción si se inclina por algo más estético.